Preguntas frecuentes sobre poliamor de Franklin (III)

Con esta entrada continuamos las traducciones de More than two, una de las webs sobre poliamor más visitadas del mundo (en activo desde 1999). Creemos que se trata de un recurso valiosísimo para conocer más sobre la teoría del poliamor y descubrir herramientas que nos ayuden en nuestras relaciones, por eso queremos ponerlo a disposición de la comunidad de Poliamor Madrid.

Lee las otras entradas:

Fuente original

Volvamos a lo del sexo. ¿Cómo decidís quién se acuesta con quién?

Depende de la naturaleza de la relación. Si se trata de una pareja primaria con relaciones secundarias, lo más común es que la pareja primaria determine una serie de reglas básicas sobre quién se acuesta con quién y cuándo. En un grupo polifiel, las personas que lo forman acuerdan sus propias dinámicas interpersonales. Y por supuesto, si tienes una cama gigante, ¿quién sabe? ¡Quizá descubras que te gusta ver un par de pies más al despertar!

Pero la pregunta "¿quién se acuesta con quién?" no es necesariamente lo más interesante de una relación poliamorosa. Recuerda que en el poliamor hablamos de tener más de una relación romántica, no solo sexual. Las dinámicas sociales pueden ser muy complejas y van mucho más allá de quién se tira a quién.

Seguro. Por ejemplo, ¿cómo evitáis sentir celos?

¡Esa es una buena pregunta! De hecho, esa pregunta tiene su propia página.

Pero si alguien tiene celos, ¿no es su problema?

No, el problema es de todos, y resolverlo correctamente requiere que averigües por qué tus parejas sienten celos.

Si tratas a tus amantes como si fueran intercambiables, sentirán celos. Si no les haces sentir que les quieres o que les necesitas, sentirán celos. Si no pones empeño en dejar claro a todas tus parejas que les valoras, no se quedarán mucho tiempo a tu lado.

A veces, especialmente cuando tienes una pareja nueva, es fácil olvidarte de tu relación existente en el subidón de conocer a un nuevo amante. De hecho, algunas personas incluso tienen un nombre para el colocón amoroso de una nueva relación: lo llaman "energía de la nueva relación" o "ENR".

En esa etapa, todas las personas implicadas son particularmente vulnerables a los celos. Por supuesto, no hay remedios universales para asegurar que tus parejas nunca tendrán celos, pero ayuda esforzarse por prestar atención a todo el mundo, por incluir a todo el mundo en la mayoría de tus actividades... en fin, por mostrar consideración.

Si te han criado con la idea de que si tu pareja mira a otra persona es porque tú no eres suficiente, probablemente no serás feliz en una relación poliamorosa a menos que seas capaz de desaprender esa idea y de entender por qué no es cierta.

La gente sí que tiene la capacidad de amar a más de una persona. No hay un interruptor mágico en nuestros cerebros que se active cuando amamos a alguien y nos impida querer a nadie más. Cualquier padre o madre de más de una criatura sabe que es posible querer a más de una persona.

Pero eso no significa que esas personas sean prescindibles o intercambiables. La gente con más de un hijo también sabe que su amor por cada una de sus criaturas es único e irreemplazable. De la misma manera, la gente en una relación poliamorosa saludable sabe que su amor por cada persona de la relación es único e irreemplazable, y saber esto evita los celos.

Claro, así de fácil. ¿Y por qué querría mi amante follarse a alguien más si yo fuera suficiente, chico listo?

No se trata de ser suficiente o no.

A mucha gente le educan para creer que si estás interesado en acostarte con alguien más, eso significa que tu pareja no es suficiente para ti. Es un mito tan común, tan duradero y tan falso como Papá Noel. Los seres humanos no funcionan así. Cuando nos enamoramos, la parte de nuestro cerebro que nos hace sentirnos atraídos hacia otras personas no se desconecta mágicamente.

Una vez me preguntaron: "¿Cómo puedes soportar que tu amante esté con otras personas? ¿No te da miedo que puedan ser mejores en la cama que tú?"

La respuesta larga es muy complicada. La respuesta corta es simple: no importa. No es un concurso.

Hay un montón de gente en el mundo. Si buscas lo suficiente, encontrarás a alguien mejor que tú en todo. Encontrarás gente mejor que tú cocinando, haciendo el amor, leyendo, escribiendo, conduciendo y cualquier otra cosa que se te ocurra. No puedes ser mejor en todo. Supéralo.

¿Y sabes qué? No importa.

Si realmente crees que tu amante va a abandonarte en cuanto encuentre a alguien mejor en la cama que tú, bueno, quizá no debas probar la no monogamia. Pero ya que estás, quizá debas replantearte tus relaciones románticas.

No importa por la misma razón que no importa si tu amante encuentra a una persona que cocina mejor que tú.

Si tu pareja va a un restaurante, ¿te quedas pensando "oh Dios mío, ¿qué pasa si la comida del restaurante es mejor que la mía?"? ¿Te angustias creyendo que tus platos van a parecerle peores por comparación? No, si eres una persona equilibrada, no te preocupas por eso.

Pues con el sexo pasa lo mismo.

El sexo es una habilidad aprendida. Quién sabe... quizá tu pareja descubra algo que no se te habría ocurrido, te lo enseñe y gracias a eso tú aprendas a ser mejor en la cama.

Pero no es un concurso. No tienes que pasarte la vida comparando tus habilidades sexuales con las del resto del mundo. Eso sería una locura. Y en realidad, esto no va de sexo, va de abrirte a la posibilidad de tener más de una relación romántica.

¡Y quizá sea tu nuevo amante el que te enseñe cosas a ti!

Comentarios

Comments powered by Disqus